Área Privada

Our

Cerrar

Historia y evolución del Eixample de Barcelona (1ª parte) Home / Historia y evolución del Eixample de Barcelona (1ª parte)

Historia y evolución del Eixample de Barcelona (1ª parte)

 

800px-BNE.Barcelona.planos.1806

Mapa de la Barcelona amurallada y su Ciudadela. Fuente: Wikipedia 

Caminamos cada día por sus calles rectas, paramos taxis constantemente desde sus chaflanes, nos sabemos de memoria el nombre de sus arterias verticales y horizontales, nuestras oficinas están ubicadas aquí, en pleno corazón, pero… ¿Conocemos realmente la historia del Eixample de Barcelona? Desde Principal 1ª queremos acercarte la evolución del barrio que marcó un antes y un después en la historia de nuestra ciudad. Hoy te presentamos la primera parte de este artículo.

 

Las murallas de Barcelona

Barcelona, como muchas otras ciudades, estaba construida siguiendo un modelo de urbanismo medieval, cuyo perímetro estaba rodeado de una muralla que había protegido a la ciudad de siete asedios entre 1641 y 1714. Durante la Revolución Industrial del siglo XIX surge la necesidad de expandir los límites de la ciudad, con el objetivo de evitar los problemas que la muralla estaba provocando: impedimento de expansión del perímetro, dificultades de comunicación y transporte con las poblaciones colindantes, insalubridad provocada por exceso de población, falta de infraestructuras sanitarias (redes de alcantarillado o agua corriente)… Además, los terrenos que quedaban extramuros estaban considerados como zona militar estratégica, para uso agrícola exclusivamente, por lo que estaba terminantemente prohibido edificar en ellos (ni tan siquiera industrias).

Finalmente, todos estos factores, junto con el breve período de gobierno progresista entre 1854 y 1856, aceleraron la apremiante necesidad de derribar las murallas y convocar un concurso para un nuevo plan para el “ensanche” de la ciudad (ya iniciado por el Ayuntamiento de Barcelona en 1841). La orden del derribo de las murallas llegó el 9 de agosto de 1854, aunque por razones militares se debían mantener los muros del castillo de Montjuic, de la Ciudadela y del mar.

 

La competencia de Ildefons Cerdà

Al concurso abierto por el Ayuntamiento de Barcelona en diciembre de 1840 le siguieron muchas etapas y le surgieron muchas complicaciones, en gran parte por las desavenencias con el gobierno central. Muchos fueron los interesados en participar en el concurso del ayuntamiento para el proyecto de ampliación de la ciudad, y algunos de ellos consiguieron ser finalistas o ganadores. Entre los más destacados estaban los proyectos de Miquel Garriga i Roca, Antoni Rovira i Trias, y el doctor Pere Felip Monlau. Puedes ver todos los proyectos finalistas aquí.

Pero paralelamente al concurso del ayuntamiento de la ciudad, en 1855, el Ministerio de Fomento del gobierno central del reino de España encargó al ingeniero Ildefonso Cerdà la preparación del plano topográfico del Llano de Barcelona, imponiendo así al responsable del proyecto por encima del ayuntamiento de la ciudad condal. Este hecho provocó una gran polémica en la época, así como un importante rechazo que quedó zanjado en 1860, cuando el ministerio español ordenó la ejecución del Plan Cerdà. La primera piedra del nuevo Eixample se colocó en la actual Plaça Catalunya el 4 de septiembre de 1860, por la reina Isabel II.

 

Ildefons Cerdà

Nacido en 1815 en Centelles, Ildefons Cerdà i Sunyer fue un hombre polifacético dedicado a la ingeniería, el urbanismo, la economía, la legislación y la política. Su obra “Teoría general de la urbanización” fue pionera, y es considerada hoy como el inicio del urbanismo moderno.

A pesar de sus aportaciones, sus ideas no fueron bien recibidas en su época por los barceloneses, especialmente por la burguesía catalana, porque contradecía muchos aspectos de las élites de la época. El Ayuntamiento de Barcelona no le pagaba puntualmente sus honorarios al ingeniero que, finalmente, murió arruinado en 1876, sin ver reconocida su obra.

 

—————–

Próximamente ampliaremos el artículo con la segunda parte de la historia del Eixample. Mientras tanto, te animamos a que pasees por nuestro Ensanche, donde está ubicado nuestro despacho, y disfrutes del paisaje con el que un día soñó Ildefons Cerdà.

 

 

One Comments

  1. […] el anterior artículo sobre la historia del Eixample barcelonés, repasábamos la situación en la que se encontraba Barcelona a principios del siglo XIX y veíamos […]